ALBERTO Y CHARLENE DE MÓNACO DESMIENTEN LOS «RUMORES MALICIOSOS» QUE CIRCULAN SOBRE UNA «CRISIS MATRIMONIAL».

El príncipe Alberto de Mónaco y su esposa Charlene desmintieron los «rumores maliciosos» que circulan sobre una separación de la pareja, informó un vocero del palacio real y sostienen que no están pasando por una «crisis» en su relación sentimental.

La desmentida fue realizada por un vocero del Palacio Grimaldi y, en esta ocasión y sobre la relación de Alberto y Charlene de Mónaco, que vuelve a ser motivo de tratamiento en los medios especializados, llevó a desmentir lo que considera «rumores maliciosos» que aseguran que el matrimonio se estaría separando.

A pesar que esta no es la primera noticia sobre esta situación de crisis de la pareja, en esta ocasión y debido a que la desmentida llegó de un portavoz del palacio, fue considerada la misma como «poco habitual», a pocos días de la celebración del Baile de la Rosa que se celebrará este fin de semana.

«Me gustaría negar formalmente los rumores maliciosos difundidos por la revista francesa Royauté. Por favor, ignoren este artículo que es totalmente infundado. No es periodismo”, aseguró Nicolas Saussier, jefe de la oficina de prensa del príncipe Alberto.

En esa revista se muestra en la portada la imagen de la princesa Charlene con un atuendo gris y el titula de ese medio es: “Mónaco se pregunta. ¿La marcha de Charlene? Se dice que la pareja principesca está al borde de la separación”.

Charlene de Mónaco cumple 45 años y, sus padres se mudan a Mónaco para apoyar a su hija en su proceso de recuperación.

En otro tramo de la noticia de especulaciones de separación, establecen que la princesa se sorprendió, mientras se recupera de su larga enfermedad otorrinolaringológica que la mantuvo alejada de la vida pública de Mónaco por unos quince meses.

Carlene estuvo alejada de su esposo y sus hijos y se trasladó a Sudáfrica antes de ingresar a una clínica eropea para restablecerse de un “profundo agotamiento físico y emocional”.

Este caso y otras informaciones sobre la pareja han llevado a considerar este período de distanciamiento de la pareja como una «separación», pero los involucrados desmintieron esa información en entrevistas y declaraciones realizadas.

Alberto de Mónaco habló del estado de salud de Charlene cuando se cumple un año de su regreso al Principado

tras su enfermedad y luego del recuperó de su agenda oficial y desde entonces acude a actos, donde despliega su estampa sofisticada y su estilo minimalista.

A la princesa se la pudo ver durante la Semana de la Moda de Montecarlo, luego viajó junto al príncipe y sus hijos a Noruega para visitar una exposición, asistió a la gala de la Cruz Roja y se reunió con el Papa Francisco.

Charlene, sobre el estado de su salud dijo: “Saco las fuerzas de mi esposo, hijos y familia”, mientras prepara a sus hijos Jacques y Gabriella de Mónaco, asesorada y ayudada por sus esposo, para cumplir con los deberes de un monarca.

Por último, la princesa acudirá al Baile de la Rosa, al que está invitada Isabel Pantoja, y que será presidido por los príncipes Alberto y Carolina, festejo benéfico al que acuden todos los hijos de la princesa de Hannover y que desde 2014 la princesa Charlene no asiste.

Ese distanciamiento hizo especular a medios franceses y alemanes que la relación entre las cuñadas no es todo lo buena, pero la princesa Charlene este año cambió de idea y estará junto a los Grimaldi en el acto que encabeza la princesa Carolina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *